Reto ”Escribir Jugando” Noviembre 2018. ”Fiesta Mágica”

banner-reto-juego-Lidia

¡Vuelvo a la carga con el reto de Lídia! El mes pasado tuve algunos problemas y no pude hacer el de Octubre ¡pero vuelvo a la carga y con muchas ganas!

Si tenéis curiosidad por el reto y de que trata exactamente aquí tenéis la entrada donde Lídia lo explica de maravilla y aquí la del reto de este mes.

Estos son los elementos para el reto de Noviembre:

20180901_123704

Opcional: Que la historia suceda en el Día de Todos los Santos.

Y aquí mi microrrelato:

FIESTA MÁGICA

El bosque tembló. El gato movía las patas como si estuviera dirigiendo una gran orquesta; giraba sobre sí mismo una y otra vez, en una extraña danza. Las almas, alrededor suyo, iban de un lado a otro ululando y confundiéndose con el mismo viento, nerviosas por partir.

Bajo las patas de golpe, en un golpe seco.

Silencio. Los fantasmas desaparecieron, y el minino sonrío. Se recolocó el sombrero puntiagudo y alzó la mirada a la Luna,  única testigo de lo que había sucedido en el bosque aquella noche.

– Todo está preparado, ¡el día de Todos los Santos puede comenzar!

88x31

Anuncios

Reto ”Escribir Jugando” septiembre 2018. ”Invocación fallida”

banner-reto-juego-Lidia

A mí siempre me ha gustado escribir pequeños relatos y microrelatos a partir de una imagen, de unas palabras o empezando con una frase. Por eso cuando vi el reto de Lídia me hizo mucha gracia y además me gustó que pusiera un pupurrí de todo para moldear el microrrelato y con extensión máxima de 100 palabras. Es un reto en toda regla.

Por eso este mes me he animado a participar. Se que no tiene mucho que ver con lo que suelo publicar en el blog, pero como dije en mi anterior entrada ¡esto es un taller de artes y no solo voy a explotar la costura y el dibujo!

Si tenéis curiosidad por el reto y de que trata exactamente aquí tenéis la entrada donde Lídia lo explica de maravilla y aquí la del reto de este mes.

Y estos son los elementos que tenemos que utilizar en septiembre para hacer el microrrelato:

 

 

Y aquí mi microrrelato:

INVOCACIÓN FALLIDA

La puerta de plata se abrió, iluminando la negrura de la  cueva. La boca de Rafflesia se torció en una sonrisa y esgrimió la pluma del bello tintero, apuntando hacia la brillante entrada mientras dibujaba unos signos en el aire. La tierra tembló bajo sus pies y de la puerta asomó la enorme cabeza de un dragón que, sin decir nada, abrió sus enormes fauces y se tragó a la elfa para volver de nuevo al interior de la luz.

Las puertas se cerraron en un golpe seco, dejando la mágica tinta del frasco derramada en el suelo del puente.

88x31

¡Y esto es todo!